¿Quieres retrasar tu envejecimiento?

Como todas las personas de este planeta , en alguna ocasión se habrán preguntado si seguir unas pautas saludables sencillas comporta vivir más años, en una época donde prima el presente sobre las previsiones de futuro.

“¿De qué me sirve hacer una dieta toda mi vida si, de aquí a unos años, quizás me caiga una maceta encima, mientras paseo por la calle, y se acaben mis días? Yo quiero resultados ahora. Quiero que, si no me como aquel dulce o me canso haciendo ejercicio, los resultados se noten ahora, cuanto antes”.

Pues esta entradas animará a los que lo lean a llevar una vida un poco más sana. Como verán, no tiene nada de especial. Realiza una comparación entre individuos con una serie de factores de riesgo cardiovascular y canceroso conocidos (tabaco, alcohol, realización de ejercicio físico semanal, y alimentación saludable), y aquellos que no los presentan.

Pero sorprende las conclusiones a que ha llegado: Las personas que siguen las pautas indicadas tienen un aspecto, una apariencia y una salud hasta 12 años más joven que aquellos que se las saltan a la torera.

¿Y se necesita mucho esfuerzo para conseguir estos resultados? La propia Dra. Elisabeth Kvaavik, investigadora principal del estudio, y que ejerce su profesión en la Universidad de Oslo, ya deja entrever que no se trata de unas medidas complicadas de llevar a cabo.

De hecho, tal y como lo deja claro ella, los pacientes que siguieron una vida “sana” no tuvieron que someterse a restricciones severas. “Muchas de las guías de Práctica Clínica publicadas (que son las que seguimos los médicos de Atención Primaria) indican medidas a seguir más duras, tanto en lo que hemos de hacer, como en cuántas veces a la semana hemos de hacerlo”.