La NASA halla criaturas bajo la capa de hielo de la Antártida

En un sorprendente descubrimiento de la capacidad de organismos superiores para prosperar en condiciones extremas, un grupo de científicos halló una medusa y una criatura parecida a un camarón bajo una gruesa placa de hielo en la Antártida. Seguir leyendo el arículo

Antes, los investigadores consideraban que sólo unos cuantos microbios serían las únicas formas de vida que podrían vivir a casi 183 metros (600 pies) por debajo del hielo, donde no llega la luz.

Por ese motivo, un equipo de la NASA quedó sorprendido cuando echó un primer vistazo con una videocámara en las aguas de la parte inferior de una placa de hielo en la Antártida.

En las tomas, una curiosa criatura semejante a un camarón pasó nadando y luego se posó en el cable de la cámara. Los científicos también observaron un tentáculo que a su consideración pertenecía a una medusa de unos 30 centímetros de largo.

“Efectuábamos nuestras observaciones con la suposición de que no habría nada ahí”, dijo Robert Bindschadler, investigador de hielos para la NASA. Bindschadler presentará el miércoles los hallazgos iniciales y un video ante un foro de la Unión Geofísica de Estados Unidos. “Había un camarón que a uno le gustaría tener en su plato”.

“Las imágenes nos entusiasmaron”, dijo el experto en referencia a la actuación estelar de la criatura de color naranja y 7,5 centímetros de largo durante dos minutos en el video. Técnicamente no es un camarón. Se trata de la especie de anfípodos Lyssianasidae, la cual tiene un parentezco muy distante con el camarón.

Es posible que el video aliente a los expertos a reformular sus teorías en torno a la vida en ambientes extremos.

Ante las imágenes de criaturas en actividad a casi 183 metros de profundidad, en aguas oscuras y a temperaturas heladas bajo el hielo del Antártida, los científicos reflexionan sobre la posibilidad de que haya vida en otros lugares extremos, como Europa, la luna congelada de Júpiter.

“Los expertos están examinando el equivalente a una gota de agua de una piscina en la que encuentran no una criatura, sino dos, cuando esperaban que no hubiera nada”, dijo el biólogo Stacy Kim, de los Laboratorios Moss Landing Marine, quien se sumó al equipo investigador de la NASA. “No tenemos ni idea de lo que ocurre allá abajo”.

El microbiólogo Cynan Ellis-Evans, del centro de Investigaciones Británicas de la Antártida, calificó de intrigante el descubrimiento de formas de vida bajo la gruesa capa de hielo del continente.

Ellis-Evans consideró posible que las criaturas hubieran llegado desde lugares distantes y no vivieran ahí de manera permanente.