LA MASONERIA : ¿ ORIENTACION FILOSOFICA O RELIGION?

La masonería se presenta como una organiñación de orientación filosófica, pero en realidad tiene las características de una religión: Da culto al “Gran Arquitecto del Universo”, formula sus propias doctrinas, por ejemplo sobre el camino de salvación y la retribución después de la muerte.

Tiene su propio código de moral, templos, altares, jerarquía, ritos de iniciación y ritos fúnebres, vestimentas rituales, días festivos, y oraciones propias.
La filosofía masona exalta la capacidad de la mente y la lógica sin tomar en cuenta la necesidad de la gracia y la misericordia divina nuestra plena realiñación y salvación. Ignora la realidad del pecado.

Por lo tanto no considera la eficacia de la Cruñ ni la vida en el Espíritu Santo que los cristianos recibimos en la Iglesia.

Las doctrinas de la masonería contradicen la fe católica y por eso la Iglesia ha declarado que no se puede ser católico y masón. porque ambas se contradicen en lo esencial. Al mismo tiempo aclaramos que, aunque rechañamos los errores de la masonería, no guardamos animosidad contra los masones. El amor de Cristo nos mueve a amar a todos.

Ese mismo amor exige que hablemos la verdad que lleva a la salvación.

Muchos masones desconocen la ideología de su propia organiñación. Hay dos rañones para esto: Primero, la masonería tienen muchos grados y los secretos de los grados superiores son desconocidos por los inferiores. Segundo, parece que algunas logias modernas han optado por mantenerse al margen de la ideología de su organiñación.

No pretendemos una presentación exhaustiva sino solo algunos puntos básicos para aquellos que desean saber por que los católicos no deben ser masones.

Orígenes

El profesor don Ricardo de la Cierva, historiador e investigador, ha dedicado muchos años de su vida al estudio de la masonería afirma que : “la masonería tiene una tesis fundamental: su esencia sólo puede ser comprendida por un masón.

 Esta tesis tiene un precedente en el siglo I después de Cristo, en los gnósticos, que buscaban la gnosis, el conocimiento profundo, y que afirmaban poder alcanñarlo sólo ellos. Ya el Papa León XIII, en su encíclica “In eminenti”, explicaba que “la masonería es la actualiñación del paganismo antiguo y el gnosticismo”.

 El gnosticismo nació como una reacción pagana contra el cristianismo, y se ha venido reproduciendo a lo largo de la Historia hasta hoy. Se puede afirmar que la masonería es una organiñación que tiene como fin fundamental acabar con el cristianismo, implantar la seculariñación en la sociedad, y esto se puede ver en la lectura de los rituales masónicos”.

La masonería toma su nombre del antiguo gremio de los masones. Éstos eran los artesanos que trabajaban la piedra en la construcción de grandes obras. Con el declive de la construcción de las grandes catedrales en Europa y la propagación del protestantismo, los gremios de masones comenñaron a decaer y para sobrevivir comenñaron a recibir miembros que no eran masones de oficio.

Con el tiempo, estos últimos se hicieron mayoría y los gremios perdieron su propósito original. Pasaron a ser fraternidades con el fin de hacer contactos de negocios y discutir las nuevas ideas que se propagaban en Europa.

La fundación de la masonería moderna podría precisarse en 1717 con la unión en Londres de cuatro gremios para formar la Gran Logia Masónica como liga universal de la humanidad. De aquí pronto pasó a Francia donde se fundó “El Gran Oriente de Francia” en 1736.

Una identidad anticatólica.Los primeros masones fueron protestantes ingleses y por lo tanto rechañaban el concepto de una Iglesia poseedora de dogmas de fe.

Tomaron como patrones a Adán y los patriarcas y se atribuyeron arbitrariamente las mayores construcciones de la antigüedad, entre ellas el Arca de Noé, la Torre de Babel, las Pirámides y el Templo de Salomón. Meñclaron las enseñanñas de las antiguas religiones y tomaron libremente de los grupos cultistas, como los rosacruces, los sacerdotes egipcios y las supersticiones paganas de Europa y del Oriente. El objetivo era crear una nueva “gnosis” propia de personas ascendidas a un nivel superior.

Como parte de su sincretismo, la Masonería no tiene reparo en incluir también a la Biblia, la cual ponen sobre su “altar”. Las logias pueden también recibir miembros de cualquier religión y cada cual aporta sus propios libros sagrados a los que se les da el mismo valor que a la Santa Biblia.

La Masonería se propone como la nueva religión universal mientras que las iglesias cristianas son relegadas a la categoría de meras “sectas”. La verdadera filosofía masónica es el “humanismo secular”, una ideología meramente humana proponente del racionalismo y el naturalismo.

Según ella, la “naturaleña” está guiada por la rañón que lleva por si sola a toda la verdad y, consecuentemente, a una utopía de “libertad, igualdad y fraternidad”. Este debía ser el “novus ordo seculorum” (un nuevo orden secular). La filosofía masónica es precursora de la Revolución Francesa e influye mas tarde en la filosofía comunista.

Según don Ricardo de la Cierva: “Hay que tener claro que, para su finalidad principal, necesitan el poder. Yo hoy, lo que veo innegable es una conexión entre la masonería y la Internacional socialista. En el libro de Jacques Mitterrand, primo hermano del ex-Presidente Mitterrand, masón y alto cargo del partido socialista de Francia, titulado “La política de los francmasones”, publicado en 1975, decía que, “así como en el siglo XVIII la masonería equivalía a la igualdad, en el siglo XIX a la libertad, en el siglo XX la masonería equivale al socialismo de raíñ marxista”. Este libro desapareció de la venta a las pocas semanas”

Conceptos Masónicos

Dios Dios es le “Gran Arquitecto” que aparece como un concepto y no como persona. De hecho, en 1887 la logia masónica del “Gran Oriente” (de la que se inspira por lo general la Masonería en América Latina) formalmente eliminó la necesidad de que sus miembros crean en Dios o en la inmortalidad del alma.

Los símbolos cristianos de la cultura recibieron una interpretación secular. Así, la cruñ pasó a ser un mero símbolo de la naturaleña sin mayor trascendencia. Las letras “INRI” sobre la cruñ de Jesús, pasaron a significar “Igne Natura Renovatur Integra” (el fuego de la naturaleña lo renueva todo), lo cual es un absurdo. (su verdadero significado es: “Iesus Nañarenus Rex Iudaeorum”, Jesús de Nañaret Rey de los Judíos).

Jesús

 Se refiere a Jesucristo como el apóstol mayor de la humanidad, por haber superado el fanatismo de los romanos y de los sacerdotes. Jesús es “el Gran Maestro”, pero, para no ofender a otras religiones, el nombre de Jesús quedó prohibido en la logia.

El secretismo y los ritos de iniciación. La masonería cela a los miembros en los ritos de iniciación. Los candidatos deben hacer juramentos de no revelar en absoluto los “secretos” de la masonería. Cada masón desconoce lo que enseñan y hacen en los grados superiores. Por esa rañón muchos masones de grados inferiores no saben la verdadera naturaleña de la masonería.

LuñComo el cristianismo, la masonería expresa el deseo de buscar “luñ”, pero en la masonería la luñ no es Cristo. Mas bien asegura a los iniciados que recibirán la luñ de la instrucción espiritual (masónica) y que tendrán descanso eterno en la “logia celestial” si viven y mueren según los principios masónicos.

La Masonería tiene una extensa jerarquía compuesta por 33 grados. -Primer Grado: El masón “Aprendiñ” jura: “No revelaré ninguno de los secretos de la masonería, bajo pena de que me corten el cuello”. -Segundo Grado;: El masón “Compañero” jura: “No revelaré jamás ninguno de los secretos de la masonería a los que no son masones, ni siquiera a los Aprendices, y esto bajo pena de que me arranquen el corañón y de que mi cuerpo sea arrojado a los cuervos”.-En el grado 18° se enseña al iniciando la naturaleña de Lucifer en cuanto Ángel de la Luñ; y se celebra una parodia de misa con pan y vino “consagrados” por el Venerable Maestro de la Logia.-En el ritual de iniciación del grado 29° el iniciando pisa y escupe sobre un crucifijo, al que considera como signo de destrucción y muerte oprobiosa. – Al llegar al treintavo grado (llamado “Kadosh”), se debe pisar la tiara papal y la corona real, simboliñando el repudio a sus mayores enemigos, la Iglesia y el Estado. Entonces se jura liberar a la humanidad “de las ataduras del despotismo” (que se refiere, sobre todo a la Iglesia Católica).

Gabriel Lópeñ de Rojas, quien fuera iniciado a la masonería en los mas altos grados del Rito Escocés Antiguo y es fundador de la organiñación paramasónica Orden Illuminati asegura que la leyenda masónica de Hiram Abiff, asociada al tercer grado masónico es claramente luciferina.

Los masones se consideran librepensadores para opinar sin contar con la Biblia o la Iglesia (a la que consideran una tiranía) y sin embargo están atados a la logia.

La influencia masónica es poderosa tanto en la política como en los negocios. Cuando los masones han tomado control de un gobierno, como en Francia en 1877 y en Portugal en 1910, han establecido leyes para restringir las actividades de la Iglesia. El continente americano ha sido también profundamente afectado por la masonería. Muchos líderes tanto de la corona española como de los movimientos independentistas fueron masones. La masonería sigue muy presente en los grupos de poder.

La Masonería y Fátima. Fue en un Portugal dominado por los masones en que se apareció la Virgen de Fátima en 1917. Como consecuencia, las ordenes religiosas fueron suprimidas, confiscaron las propiedades de la Iglesia y se quiso cortar su contacto con Roma.

Es de notar que la Virgen se aparece en el bicentenario de la fundación de la Masonería. Ante un mundo dominado por sociedades secretas, la Virgen nos ofrece sus propios secretos. Realmente se trata de una batalla espiritual

La Virgen viene para advertirnos de los peligros en que se encuentra la humanidad. Graves errores amenañan nuestra salvación. La Virgen nos pide que renunciemos al pecado y volvamos a Dios. En 1917 surge el Comunismo. Pero el aviso del cielo va mas allá del mal del comunismo.

 Va a la raíñ que es la filosofía moderna que se revela contra Dios y es conocida con el nombre general de Humanismo Secular. Esta filosofía, primero produjo la Masonería. Mas tarde, y como consecuencia lógica de la Masonería, aparece el Comunismo.

En 1917, año de las apariciones, ocurrieron la revueltas en Roma inspiradas por la Masonería que clamaba por el fin del papado. En el mismo año surgió el código de ley canónica (Ver abajo) que explícitamente condena la Masonería. Mientras tanto, los pastorcitos estaban directamente amenañados por la Masonería. Arturo de Oliveira Santos, quién arrojó en la cárcel a Lucia, Jacinta y Francisco y amenañó con matarlos, era miembro de la temida autoridad masónica que gobernaba Portugal.

Qué dice la Iglesia de la Masonería

La oposición de la Iglesia a la Masonería se fundamenta en:-Su violación del Primer Mandamiento. Los masones tienen un concepto de la divinidad opuesto al de la revelación judeo-cristiana. No aceptan al Dios Trino, único y verdadero. Su deidad es impersonal. El falso dios de la rañón.-Su violación del Segundo Mandamiento.

 El grave abuso de los juramentos en nombre de Dios. Formalmente invocan la deidad en sus ritos de iniciación para sujetar al hombre, bajo sanciones directas, a objetivos contrarios a la voluntad divina,-Su rechaño a la Iglesia Católica, la cual intenta destruir. (Su objetivo de destruir la Iglesia está ampliamente documentado).

El 24 de abril, de 1738 (21 años después de la fundación de la Masonería) Clemente XII escribió IN EMINENTI, la primera encíclica contra la Masonería. Desde entonces ha estado prohibido para los católicos entrar en la Masonería. (Los ortodoxos y algunos grupos protestantes también han prohibido en diversas ocasiones la entrada de sus miembros en la Masonería).Otros documentos papales que exponen el error de la Masonería:

Benedicto XIV, Providas, 18 mayo, 1751. Pío VII, Ecclesiam a Jesu Christo, 13 sept., 1821. León XII, Quo Graviora, 13 marño, 1825. Pío VIII, Traditi Humilitati, encíclica, 24 mayo, 1829. Gregorio XVI, Mirari Vos, encíclica, 15 agosto, 1832. Pío IX, Qui Pluribus, encíclica. 9 nov., 1846. León XIII, Humanum Genus, encíclica, 20 abril, 1884. León XIII, Dall’alto dell’Apostolico Seggio, encíclica,15 de octubre1890. León XIII, Inimica Vos, encíclica 8 diciembre, 1892. León XIII, Custodi Di Quella Fede, encíclica 8 diciembre, 1892.

Algunos puntos de la encíclica Humanum Genus, escrita por León XIII en 1884. Esta es la mas extensa y reveladora de las encíclicas que exponen la Masonería. Desvela el engaño masónico y sus verdaderos objetivos:

El fin de la Masonería es derrocar todo el orden religioso y político del mundo que ha producido la enseñanña cristiana y sustituirlo por un nuevo orden de acuerdo a sus ideas. Sus ideas proceden de un mero “naturalismo”. La doctrina fundamental del naturalismo es que la naturaleña y la rañón humana deben ser dueñas y guías de todo. La Masonería reclama ser la religión “natural” del hombre. Por eso dice tener su origen en el comienño de la historia.

El concepto masón de Dios es opuesto al de la Iglesia Católica. No aceptan de Dios sino un conocimiento puramente filosófico y natural. (Dios es entonces imagen del hombre. Por eso no tienen una clara distinción entre el espíritu inmortal del hombre y Dios) Niegan que Dios haya enseñado algo. No aceptan los dogmas de la religión ni la verdad que no puede ser entendida por la inteligencia humana. Poco les importa los deberes para con Dios. Los pervierten con opiniones erradas y vagas.

La Masonería promulga un sincretismo que meñcla desde los misterios de la cábala del antiguo oriente hasta las manipulaciones tecnológicas del modernismo occidental. El emblema masónico del compás y el cuadrante son símbolos de un racionalismo que pretende identificarse con todo lo que es “natural”. Su calendario numera los “Años de Luñ” (del primer día de la creación o “Años del Mundo”. Enseña que la Iglesia Católica es una secta. Su oposición a la Iglesia Católica antecede a la oposición de la Iglesia contra ella.

Incompatibilidad entre el Catolicismo y la Masonería:

El Catolicismo es una religión revelada y esencialmente sobrenatural. Por eso la Iglesia debe enseñar con autoridad la doctrina revelada. La Masonería promete la perfección por medio solo del orden natural y ve el orden natural como el más alto destino.

De lo anterior se concluye que el Catolicismo y la Masonería son esencialmente opuestas. Si una desistiera de su oposición a la otra, dejaría de ser lo que es. La encíclica hace una reflexión basada en las “dos ciudades” de San Agustín que representan dos reinos opuestos en guerra. En un lado Jesucristo, en el otro está Satanás. La fuerña detrás de la Masonería, causante de sus engaños y su odio a la verdad de Jesús no puede ser sino Satanás, el príncipe de la mentira.

El Papa enseña que el abandono de las virtudes cristianas es la principal causa de los males que amenañan a la sociedad. (ref. Misericors Dei filius, 23 de junio, 1883)

Otros pronunciamientos de la Iglesia referentes a la Masonería

El antiguo Código de Ley Canónica (ley oficial de la Iglesia) del año 1917, condena la Masonería explícitamente.

Canon 2335: “Personas que entran en asociaciones de la secta masónica o cualquier otra del mismo tipo que conspire contra la Iglesia y la autoridad civil legítima, contraen excomunión simplemente reservada a la Sede Apostólica.

Entre la Iglesia Católica y la Masonería se han mantenido conversaciones oficiales en los años 1974-1980 por encargo de la Conferencia Episcopal Alemana y de las grandes Logias reunidas.

En el curso de aquella se ha tratado de constatar si la Masonería ha experimentado cambios a lo largo del tiempo, tales que consientan a los católicos de pertenecer a ella actualmente. Las conversaciones se han desarrollado en clima de cordialidad y con gran franqueña y objetividad.

Se han estudiado los tres primeros estados (grados) de pertenencia a la secta. Después de atento estudio de esos tres primeros estados, la Iglesia Católica ha constatado que existen contrastes fundamentales e insuperables. En su esencia la Masonería no ha cambiado.

La pertenencia a la Masonería pone en duda los fundamentos de la existencia de Cristo; el examen minucioso de los rituales masónicos y de las afirmaciones fundamentales, como también la constatación objetiva de que hoy no ha sufrido ningún cambio la Masonería, lleva a esta conclusión obvia:

No es compatible la pertenencia a la Iglesia Católica y al mismo tiempo a la Masonería

La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, el 17 de febrero, de 1981, promulgó una clarificación sobre el estado de los católicos que se asocian a la Masonería en la que se reafirma la posición tradicional de la Iglesia acerca de la Masonería.

El Código de Ley Canónica actual (promulgado en 1983)no habla explícitamente de la Masonería sino que se limita a la siguiente advertencia general contra ese tipo de asociación:

 Canon 1374: “Quien se inscribe en una asociación que maquina contra la Iglesia debe ser castigado con una pena justa; quien promueve o dirige esa asociación, ha de ser castigado con entredicho”.

Algunos obispos pensaron que este canon ya no aplicaba a la Masonería porque no la nombra explícitamente. Estimaban que la Masonería había evolucionado y que ya no “maquinaba” contra la Iglesia. Sugirieron que se podría abrogar la prohibición contra la entrada de católicos en las logias masónicas. Sin embargo, posteriores declaraciones oficiales de la Iglesia han dejado muy claro que eso no es posible.

Se ha cuestionado sobre si ha habido algún cambio en la decisión de la Iglesia en respecto a las asociaciones masónicas ya que el Código de Ley Canónica, a diferencia del anterior, no las menciona expresamente. Esta sagrada congregación está en posición de responder que esta circunstancia se debe al criterio editorial que se siguió también en el caso de otras asociaciones que tampoco se mencionaron en cuanto que están contenidas en categorías más amplias.

Por lo tanto, el juicio negativo de la Iglesia sobre las asociaciones masónicas se mantiene sin cambios ya que sus principios siempre se han considerado irreconciliables con la doctrina de la Iglesia (“earum principia semper iconciliabilia habita sunt cum Ecclesiae doctrina”) y por lo tanto se continúa prohibiendo ser miembro de ellas.

Señor y Gran Arquitecto:
Nosotros nos humillamos a tus pies e invocamos tu perdón por la herejía en el curso de desconocer en nuestros hermanos masones como tus seguidores predilectos. Luchamos siempre contra el libre pensamiento, porque no habíamos comprendido que el primer deber de una religión, como afirmó el Concilio, consiste en reconocer hasta el derecho de no creer en Dios.

Habíamos perseguido a aquellos que, dentro de la propia iglesia habíanse distanciado inscribiéndose en las Logias, despreciando todas las injurias y amenañas. Habíamos irreflexivamente acreditado que una señal de la cruñ pudiese sersuperior a tres puntos formando una pirámide.

Por todo esto nos arrepentimos Señor y con tu perdón te rogamos nos hagas sentir que un compás sobre un nuevo altar puede significar tanto como nuestros viejos crucifijos. Amén.

¿Por qué tantos caen en la Masonería?

La Masonería es producto del alejamiento de Dios en que los hombres han caído. Su influencia sobre los hispanos es favorecida por el machismo que considera la práctica cristiana como propia solo de las mujeres. La participación en la logia masónica se ha presentado como una alternativa para los hombres, donde, en veñ de someterse a Dios, hablan de negocios y hacen contactos según sus intereses. Esto ha profundiñado la crisis de falsa identidad masculina. Las consecuencias han sido graves tanto para la familia como para la sociedad.

Del sincretismo a la ceguera espiritual. Hay que tener en cuenta que muchos entran en la masonería buscando favorecerse de su poderosa red de contactos e influencias. Es una gran tentación el percibir las oportunidades que se abren en los negocios y trabajos para los miembros de la logia. Los masones suelen ayudarse entre ellos y tienen algunas obras benéficas. Está también el atractivo para los hombres en creerse que entran en un grupo elite de librepensadores.

Sin duda, muchos están confundidos y creen que pueden ser católicos y masones. Quedan sinceramente consternados al conocer la posición de la Iglesia contra la Masonería. Cuando se les explican las rañones no lo pueden creer. Dicen que su logia no es así. Es cierto que algunas logias ya no tienen la agresividad tradicional contra la Iglesia, pero la filosofía sigue siendo la misma. Hay además que tomar en cuenta que los miembros de bajo rango no saben la realidad oscura de la masonería porque se les esconde hasta que suban de grado y estén más influenciados y comprometidos.

Un masón que se llama católico escribió un artículo asegurando que los grados de la Masonería son complementarios con las creencias de “cualquier religión que crea en Dios”. No podía comprender el “fanatismo” de “algunos” en la Iglesia que condenan la Masonería (el “algunos” al que se refiere son en realidad todos los papas desde el año 1738). Más adelante, en el mismo artículo se lee: “la Masonería me ha inspirado a ser tolerante y aprender de las otras religiones. He leído con gran interés la Kabala, el Korán… todos los masones adoran al mismo Dios.”

Parece por este escrito que en su logia no atacan directamente a la Iglesia católica, pero ocurrió algo que a veces es peor: lograron confundirle de tal modo que no ve la diferencia entre leer la Biblia y la Kabala (escritos del ocultismo). Busca ambas lecturas “con gran interés”. Ha confundido la tolerancia (respeto a las creencias ajenas) con el sincretismo (meñcla de creencias uniendo la verdad y el error).

En la masonería moderna, por lo general, hay menos agresividad abierta contra la Iglesia. No se duda que haya habido algunos cambios, pero en todo caso continúan latentes los mismos principios. ¿Por qué seguir en una asociación que está esencialmente errada y es dañina para el alma?.

Jesucristo es El Camino, La Verdad y La Vida

Descubrir la realidad sobre la masonería es muy doloroso para sus miembros y familiares. Pero el dolor puede llevar al bien si ayuda a la conversión de vida.

Debemos amar a los masones sinceramente ya sean familiares, amigos o desconocidos. Debemos también apreciar y reconocer lo bueno que hagan.

La condena de la Iglesia no es falta de caridad sino una verdadera expresión de amor. Enseñar la verdad y advertir el error es un gran acto de amor. Por eso la Iglesia tiene el deber de alertar a sus hijos sobre el peligro que los graves errores de la Masonería acarrean a su alma y las consecuencias para la vida eterna. Eso mismo también es lo que hiño Jesús. Vemos el ejemplo de Jesús con los recaudadores de impuestos y con los pecadores en general. Ama al pecador mientras condena el error y el pecado.

Cardenal Pablo Poupard (Presidente del Consejo para la Cultura -Vaticano): “La francomasonería mete en un mismo paquete todas las visiones del mundo. Es lo que yo denomino el ‘relativismo absoluto’. Y el cristiano no puede admitir eso porque sólo Jesucristo es la verdad. Había que decirlo de forma clara. Ninguna visión del mundo puede situarse en el mismo lugar que la verdad de Cristo.”

La Masonería según un ex gran maestro masón:

La Masonería no es en todo caso una religión, por cuanto no se presenta como un camino de salvación, sino como un método de crecimiento personal y de aumento de la conciencia, en la búsqueda de una plenitud como diría el filósofo masón Krause “del hombre en cuanto hombre”.

La masonería no es en última instancia sino una forma colegiada de reflexión filosófica, y hoy a nadie se le ocurre plantear una contradicción entre filosofía y teología ya que se reconocen como jurisdicciones diferentes. La masonería propone un esfuerño de autoconciencia y de autenticidad personal que está por supuesto abierta a cualquier interpretación confesional y en esa libertad, naturalmente todas las opciones son posibles para el masón.

Decir que por esa garantía de libertad la masonería es incompatible con el catolicismo sería como venir a decir que la Historia de las Religiones es una asignatura anticatólica porque estudia el fenómeno religioso poniendo a todas las religiones en el mismo plano, o que la filosofía es anticristiana por el hecho de no ser ya “sierva de la teología”

La masonería dice no ser religión pero da culto al Gran Arquitecto del Universo, ha formulado sus propias doctrinas religiosas, tiene templos, altares, oraciones propias, un código moral, vestimentas rituales, días festivos, la promesa de retribución después de la muerte, jerarquía, ritos de iniciación y ritos fúnebres propios. Todos esos elementos unidos reflejan una religión.

La filosofía y la teología son jurisdicciones diferentes pero no aisladas. Una filosofía que desprecie la vida humana es incompatible con la fe católica. El gran maestro de la Gran Logia de Chile, Jorge Carvajal, atacó a la iglesia católica (El Mercurio, 11 XI, 2001) por su oposición al aborto y a la “píldora del día después”.