Riesgos Sanitarios de Tatuajes y Piercings

Lucir tatuajes y piercings sobre el cuerpo es una de las últimas servidumbres que la moda ha impuesto, sobre todo entre los más jóvenes.

El hecho de seguir la moda, en ningún caso, ha de hacer olvidar las medidas sanitarias necesarias para garantizar la salud corporal.

Para evaluar los riesgos derivados de la implantación de piercings y tatuajes y para contribuir a una mejor información y realización de estas prácticas, la Comisión Europea ha realizado un estudio en el que se señala la posibilidad de contraer infecciones, hepatitis o incluso sida si se utilizan jeringuillas no esterilizadas.

Sin ánimo de generar alarmas injustificadas, sí resulta importante destacar algunas de las conclusiones del informe de la Comisión:

.- En el caso de utilización de jeringuillas ha de procederse de la forma más rigurosa posible en cuanto a su esterilización y la asepsia de todos los intervinientes en el proceso de que se trate.

.- Existe una laguna legal en cuanto la utilización de pigmentos y colorantes en el proceso de tatuaje. Muchos de ellos resultan ser pigmentos industriales que no han pasado la homologación para su uso cosmético, por lo cual se desconoce exactamente su reacción final.

.- La propia Comisión invita a todos los estados miembros a adoptar las medidas necesarias para reforzar los controles, sensibilizar al público de los posibles riesgos, además de generar una lista de productos prohibidos, así como implementar normas concretas de realización de tatuajes o piercings en personas de cierto riesgo, tales como niños, mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas cardíacas o pulmonares.

Por otro lado, los expertos que han confeccionado el informe destacan una serie de medidas que todos deberíamos de contemplar. Así:

.- Realizar una higiene previa de la zona a tratar, no sólo con agua y jabón, sino también con algún antiséptico más activo.

.- Procurar no tener ningún tipo de enfermedad o infección en el momento de tatuarse o realizarse el pearcing. Ello implicaría que el afectado tuviera el sistema inmunológico debilitado, con lo que la intervención resultaría de mayor peligro.

.- Los piercings deben de ser de oro y plata, su asepsia resulta más afectiva.

.- Las agujas han de ser de desechables y estar esterilizadas en todo momento.