Internet como la televisión, la televisión a por Internet

Cada vez los públicos entre ambos medios se van pareciendo más, tanto en la naturaleza de los contenidos que más consume la audiencia, como en la capacidad de penetración del medio sobre el total de la población. Internet es el único medio que puede aspirar a llegar a cuotas de penetración similares a la televisión.

Según el último Estudio General de Medios (EGM), la TV llega diariamente al 89% del total de la población mayor de 14 años. Internet, por su parte, llega al 34,3% de este segmento de población. Sin embargo, esta comparación es claramente engañosa por dos motivos:

• El perfil del Internauta cada vez es más joven (un estudio sobre mayores de 8 años aumentaría notablemente el dato de penetración de Internet al día)

• La cifra más interesante para estudiar el alcance de Internautas debería tener una temporalidad más elevada (mensual, por ejemplo) pues se trata de bienes de consumo diferentes. Es decir, no todo el mundo tiene conexión a Internet, pero eso no quiere decir que no se conecte (Universidades, Trabajo, Cibercafés…)

Si aumentamos el rango temporal a internautas en los últimos 30 días, Internet llega al 50% de la población, según el EGM. Y seguramente si esa cifra tuviera en cuenta a internautas de 8 a 100 años, en vez de 14 a 100, podríamos estar hablando de cuotas cercanas al 70%. Y la televisión, evidentemente, también llegaría a más del 89%. Ambos medios, por lo tanto, tienen una capacidad de alcance muy superior al resto de medios y, en el caso de Internet, un potencial de crecimiento espectacular.

En el plano de la injusticia están los ingresos publicitarios. La televisión acapara porcentajes superiores al 40% de la tarta publicitaria, mientras que Internet no llega al 10% (Fuente: Infoadex). Y lógico por muchos motivos, entre otros, porque en la TV existe más orden en los sistemas de medición y menos comensales para repartirse la tarta publicitaria.

Mientras que en Internet el entendimiento sobre la medición del medio aún está por concretarse y los jugadores se entremezclan. Es decir, a la hora de planificar una campaña de publicidad online, los diarios online, compiten con las webs de las televisiones, las radios, nativos digitales, portales, etc… Todos compiten con todos en un mercado más reducido en cuanto a ingreso pero multitudinario.

Hasta hace poco, las televisiones vivían en un mundo idílico de ingresos extraordinarios y solamente centrados en las emisiones en la cadena. Con la llegada de la TDT, la previsible fragmentación de la audiencia (que ahora se empieza a cuestionar) y la crisis publicitaria; a las televisiones les ha entrado la urgencia de explorar nuevas vías y en la red han encontrado una gran oportunidad.

Sin embargo, sus resultados de audiencia online eran muy bajos en comparación con otros medios, como los diarios online, por ejemplo, que llevan más tiempo explorando en internet. Sin embargo, los últimos datos de OJD interactiva manifiestan unos crecimientos interanuales de las webs de las cadenas bastante significativos:

Algunos diarios online, como 20minutos.es o ABC.es ya ven peligrar sus posiciones con respecto a las webs de las cadenas, que hace años no eran consideradas ni amenaza. Pero ahora, sobre IP española, las teles superan a algunos diarios:

Otro indicador de popularidad de las webs como marca está en las búsquedas que reciben desde Google. Los usuarios referencian a diario las marcas cuando solicitan ver una web usando el buscador. Luego el que más búsquedas tiene, también es el site más popular en cuánto a demanda. Y las teles están recuperando terremo desde el año 2004, con respecto a algunos diarios online

La estrategia de las televisiones en Internet apunta a conseguir el volumen de audiencia perdido en los últimos años, gracias al poder social que tienen sus contenidos, muchas veces cuestionados por su tendencia amarillista. De este modo, la relación entre los programas más populares como Gran Hermano, Eurovisión, Fama, etc. siempre coinciden con algún record de tráfico de la web de la cadena que proyecta el programa en televisión.

Las televisiones reclaman su sitio en Internet, ahora que empiezan a comprender que se trata de un medio con muchas similitudes al canal que llevan años explotando. Eso sí, ajustándose, como el resto, a un escenario competitivo mucho más exigente.