PENSAMIENTOS POSITIVOS

No podemos controlar las circunstancias que se nos presentan. A veces nos sentimos estar a merced de lo que nos sucede, sin poder hacer demasiado porque sea distinto. Lo que sí podemos cambiar son nuestras reacciones ante lo que nos pasa, y esto modificará no sólo nuestro presente, sino también nuestro futuro.

Muchas de las cosas y de los hechos que nos parecen desfavorables, con el tiempo, vemos que fueron importantes en nuestra vida: para nuestro crecimiento, para irnos de aquel trabajo y conseguir uno mejor, para separarnos de esa pareja (o de esa amistad) que nada bien nos hacía. El proceso puede ser difícil y doloroso, pero hoy, a la distancia, entendemos que fueron puntos importantes para nuestro crecimiento personal, y para seguir avanzando en nuestra vida.

Nuestra actitud es la que define si nos sentiremos bien o mal en el día de hoy. Podemos quejarnos y aferrarnos a creencias estériles, tales como:

¡Me pasa siempre lo mismo! Tengo mala suerte.

Ningún hombre (o mujer) es confiable.
Sin dolor no se gana nada.
Soy torpe y todo me sale mal.
Es imposible disfrutar del trabajo.

Todos estos pensamientos limitantes ejercen más influencia en ti de lo que puedas llegar a imaginar. Si esto crees, esto generarás alrededor tuyo. Si piensas en cosas bonitas y positivas, eso es lo que atraerás a tu vida. Todos los pensamientos que has tenido hasta ahora, han creado tu presente. ¡Imagina el poder con el que cuentas para modificar tu futuro, de ahora en adelante!

Te propongo que, de ahora en más, cada vez que te digas frases negativas o limitantes, las cambies inmediatamente en tu mente: por ejemplo:

Me equivoqué esta vez, pero la siguiente lo haré mejor.

Algunos hombres (o mujeres) engañan o mienten, pero hay otros que son fieles y confiables.

Si me gritan, no es por ser tonto. Merezco que me valoren y me traten bien, en todas las circunstancias.

Hay trabajos que vale la pena tener porque permiten nuestro desarrollo personal.

Si una amiga (o un amigo) me defraudó, ¡problema de ella y de su conciencia! Yo solo acepto el buen trato y la confianza.