Casos falsos, que un día se creyeron ciertos, sobre el fenómeno OVNI y alienígenas

Durante décadas, el fenómeno OVNI ha generado en todo el mundo miles de imágenes, testimonios, documentales e investigaciones por parte de algunos de los gobiernos más poderosos del planeta.

Los casos más llamativos eran aquellos en los que los propios investigadores habían tomado contacto con los mismísimos alienígenas, casos de los que quedaba constancia a través de fotografías, y en algunos, hasta documentales.

Con el tiempo se ha descubierto que estos grandes casos no eran más que engaños. Mentiras que se consideraron como ciertas durante muchos años y que, en algunas ocasiones, hicieron dudar a la comunidad científica. Veamos algunos de los más representativos:

El área 51: quizá la meca de todo lo relacionado con OVNIS. Hablamos de una base militar situada en el estado de Nevada, a 170 kilómetros de Las Vegas, en EE UU. Durante décadas estuvo sometida a intensa vigilancia debido a que se afirmaba que en su interior se encontraban los restos de un OVNI que se estrelló en Roswell, Nuevo México.

 Un granjero de la zona aseguró que se trató de un “disco volador”, pero lo que se estrelló según dicen fuentes gubernamentales estadounidenses fue un globo meteorológico. Aún así, estamos ante un lugar cuya existencia ha dado lugar a grandes teorías de conspiración, que los sucesivos gobiernos de EE UU se han encargado (no sabemos si voluntariamente o no) de alimentar. Se ha negado su existencia, se ha llegado a afirmar que era un lugar de experimentación con material extraterrestre, pero lo que siempre se ha negado es que dentro hallan restos de naves de otro mundo y cuerpos de alienígenas. Pero quizá, lo que más ha hecho dudar del área 51 ha sido el siguiente caso.

La autopsia al alienígena: el 28 de agosto de 1995 una grabación de 17 minutos de duración dio la vuelta al mundo, al tratarse de un vídeo en el que se realizaba una autopsia a uno de los alienígenas capturados del accidente de Roswell. En 2006, el productor de la cinta, Ray Santilli, aseguró que se trataba de un engaño y explicó que el supuesto alien estaba hecho de carne de pollo.

Cientos de casos OVNI desclasificados en Gran Bretaña: en marzo de 2009, oficiales de la Inteligencia británica examinaron concienzudamente cientos de casos OVNI registrados durante décadas. Lo que estaba escrito como “avistamiento OVNI” por parte de militares británicos, controladores aéreos y particulares, resultó ser la visita de aviones espía por parte de los EE UU, de los que no se tenía conocimiento.

El “bombardero furtivo”: así era conocido el B-2 Spirit, un avión de guerra estadounidense cuyo diseño provocó que muchos lo confundieran con un OVNI. La CIA estimó en su día, que la mitad de los avistamientos OVNI de las décadas de los 50 y los 60 no eran otra cosa que este tipo de aviones.

El ‘Evento de Tunguska’: uno de los más llamativos y que más investigaciones ha generado sin llegar a una conclusión 100% certera. Una zona de Siberia recibió hace un siglo una descarga de potencia tal que dejó calcinado un terreno similar a la extensión actual de Tokio. ¿Qué lo provocó? Aunque el accidente de un platillo volador se mantuvo entre las hipótesis durante un tiempo, se descartó. Se barajan varias posibilidades: un asteroide o una explosión nuclear (los científicos estiman que mil veces más poderosa que la de Hiroshima).

El ‘monstruo de Montauk’: una extraña criatura fue fotografiada en 2008 en una playa en Montauk, en el estado de Nueva York. La imagen dio la vuelta a EE UU y muchos medios se hacían eco de las hipótesis barajadas sobre aquella extraña criatura: se dijo que era un alien, un experimento de laboratorio… pero poco tiempo después se supo que un hombre, que pidió permanecer en el anonimato había admitido que estaba detrás del engaño.

El ‘humanoide en Marte’: muchos se hicieron eco de una curiosa imagen captada por la sonda de la NASA Explorer Spirit, en la que podía apreciarse una figura que se asemejaba a un ser humano desnudo caminando por Marte. La Agencia Espacial norteamericana dejó claro que se trataba de una roca con una forma ‘caprichosa’ provocada por la erosión. Muchos bloggers y periódicos sensacionalistas titularon, sin embargo, “¿hay vida en Marte?”.